viernes, 22 de enero de 2016

Lucero

LUCERO

(Todos los derechos reservados)


Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Cuando el cielo se iluminó con los relámpagos y las nubes comenzaron a tronar, la Tía Lucero bajó de su alacena una vela del Santísimo, la prendió con un cerillo, apretamos bien los ojos, rezamos un poquito y nada nos pasó.

San Luis Potosí, S.L.P., 1991.

No hay comentarios:

Publicar un comentario