miércoles, 11 de noviembre de 2015

Misteriosos habitantes de la noche

MISTERIOSOS HABITANTES DE LA NOCHE

(Todos los derechos reservados)

Eduardo José Alvarado Isunza

ealvaradois@yahoo.com

Es lo más avanzado de la noche y la angustiante oscuridad envuelve cuanto existe. Con el lejano bullicio de algunas fiestas escucho algo semejante a voces, llantos o gritos. Afino mis sentidos para tratar de asociarlos con algo normal, una risa o una plática en un poste donde alguna pareja de amantes aprovecha la escasez de luz para tocarse. Pero mi mente no halla algo para identificar las opacadas voces, llantos y gritos que he escuchado junto al ruido de autos y de una música lejana. Dentro de mi cabeza asocio esos sonidos con la quebrada voz de alguna mujer violada, el dolor de un muchacho navajeado en alguna calle desierta y totalmente oscura y el llanto de un niño espantado por algún habitante de la noche. Inquieto vuelvo a concentrarme en los sonidos que viajan sobre el lomo del polvo, diseccionándolos exactamente con el raciocinio. No hallo más que el sonido lejano de una cumbia, el monótono ladrido de un perro y mi propia presión arterial en los oídos. Me tranquilizo y acomodo mi cabeza en la almohada, creyendo en que esos llantos, esas voces y esos gritos fueron creados por mis propios miedos a la noche. ¿Sería posible acaso que esas voces, gritos desgarradores y llantos correspondieran a misteriosos habitantes de la noche? Por ahora prefiero protegerme con la cobija hasta la cabeza y seguir durmiendo. Esperar que con la luz del amanecer vuelva a renacer la existencia.

San Luis Potosí, S.L.P., a 30 de octubre de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario